88. Leer para derrotar a Ignorantius

Descripción de la experiencia

La idea parte del catálogo de lecturas recomendadas del Departamento de Lengua y de aquellas seleccionadas con “carácter obligatorio”.

Hace un tiempo leí que no se puede obligar a enamorarse y eso mismo sucede con la lectura, por lo que tuve claro que debía cambiar la monotonía. En este sentido, propuse al alumnado que leer sería parte de un juego. Para ello, podían elegir sus propias obras o coger las de la lista para conseguir lanzar los dados y avanzar en el tablero.

Tras cada casilla hay un desafío o enigma que no es más que una actividad relacionada con su lectura. Para que ellos pudieran cambiar su “destino” durante el juego creé un buzón en el que mediante cartas formales pudieran retarse entre grupos o individualmente.

La idea es fruto de un largo periplo de casi una década por 13 centros educativos. En todos se evalua la lectura con pruebas escritas o con trabajos, que lejos de motivar se convertían en mera rutina. Este año, en lo que va de curso, tengo muchas evidencias de aprendizaje y evaluación de cada alumno a través del juego (fichas de lectura, monográficos, exposiciones orales, vídeos…) además de que se fomenta la reflexión y el desarrollo del espíritu crítico, uno de los objetivos de cualquier lector competente.

Pero el propio juego nos exige también trabajar las diferentes tipologías textuales en situaciones reales (cartas, correos electrónicos, contratos o acuerdos…). Cada jugador (alumno) está completando un “Diario del lector” en el que recoge su experiencia y que se revisa al final de cada evaluación, un portfolio personal. Los equipos reflexionan en su cuaderno de equipo cooperativo. Cuando termine el curso tendremos una pequeña base de datos con todos los títulos leídos y con una reseña o recomendación de cada jugador que servirá para que el próximo año puedan tener un punto de partida (El Rincón de lectura) a la hora de elaborar nuestro propio catálogo.

Resumiendo mucho, se podría decir que el juego lleva incluidos “mini juegos” que pretenden romper los esquemas de los jugadores e introducir los contenidos de la materia.

Objetivos conseguidos
  • Fomentar la lectura y trabajar las diferentes tipologías textuales a través de la producción y comprensión de textos orales y escritos adecuados a la situación comunicativa.
  • Dinamizar el uso de la Biblioteca del centro.
  • Mejorar la motivación del alumnado y cambiar conductas para acercar sus intereses hacia los libros mediante el juego.
  • Relacionar la literatura con otras disciplinas artísticas (música, cine).

Los resultados están siendo asombrosos en 1º de ESO y he de reconocer que estoy sorprendido e ilusionado a partes iguales. Aprovechando que los criterios de evaluación  son los mismos,  lo estoy aplicando a 3º de ESO también.

Consejos y/o recomendaciones

Para obtener más información sobre atención a la diversidad, criterios de evaluación y resultados de aprendizaje recomiendo visitar el blog (lo encontrarás en el apartado «Más información»).

Juegos utilizados
Más información
Información del perfil
  • Localidad Almería
  • Etapa Secundaria
  • Provincia Almería
  • País España
Contactar
Aceptas nuestros Terminos y Condiciones
image

Facebook

Facebook Pagelike Widget

Twitter